Demuelen el hospital infantil Pedro Borrás Astorga

Luego de un extenso período de abandono se llevó a cabo la demolición de la estructura del que fuera el primer hospital infantil conque contó La Habana. Inaugurado en el año 1934 en una colina de la céntrica barriada del Vedado, la edificación mantuvo servicios hasta comienzos de la década de los 90 del pasado siglo en la que después de un infructuoso intento de reparación y otras tribulaciones, quedó abandonada.

Su arquitectura caracterizada por su estilo Art decó, en boga en la época, lo distinguía como uno de los edificios emblemáticos de la ciudad. Bautizado en 1961 con el nombre de Pedro Borrás Astorga, joven estudiante de medicina, mártir de Playa Girón, el hospital fue referencia en la atención pediátrica en diferentes especialidades al cuál acudían pacientes de la propia capital y el interior, a pesar de la existencia de   similares instalaciones en las provincias. Una empresa de demoliciones ejecuta la tarea no exenta de riesgos dada la altura del edificio y su ubicación en una céntrica urbanización, rodeado además de otras importantes instalaciones hospitalarias que se servirán del parqueo que planean construir en la amplia explanada que quedará finalmente.















Nuevas medidas del gobierno de Obama para levantar las restricciones a Cuba




La declaración del gobierno de Estados Unidos de levantar algunas restricciones a Cuba a partir del viernes tendra efecto desde los viajes a la isla hasta el envío de remesas, inluyendo los servicios de telecomunicaciones o de finanzas.

Las medidas están orientadas a facilitar los viajes a Cuba para 12 categorías específicas, como viajes familiares, oficiales, periodísticos o con fines investigativos, educativos o humanitarios.

Dichas medidas no pretenden facilitar el turismo general de estadounidenses a Cuba, ya que los viajes a Cuba para fines turísticos están prohibidos por ley, según dijo un alto funcionario del gobierno estadounidense. Agentes de viajes y aerolíneas podrán ofrecer a partir de ahora sus servicios autorizados sin necesidad de postular a una licencia específica de Estados Unidos.

Los viajeros incluidos en las 12 categorías podrán hacer uso de sus tarjetas de crédito y débito estadounidenses en Cuba, algo que hasta ahora estaba prohibido. Las instituciones financieras estadounidenses podrán procesar esas transacciones.

Así mismo, los norteamericanos que viajen a Cuba no tendrán un límite de gastos en dólares y tendrán autorización para realizar transacciones relativas a su consumo personal. Del mismo modo, podrán importar hasta US$400 en bienes personales de Cuba, lo que incluye no más de US$100 en alcohol y tabaco.

También podrán llevar a Cuba hasta US$10.000 en remesas, mientras ciertos bancos obtendrán los permisos para procesarlas.

Las remesas autorizadas para ciudadanos cubanos, con ciertas excepciones, fueron aumentadas de US$500 a US$2.000 por trimestre.

Otras remesas, en particular las que tengan fines humanitarios o sirvan para desarrollar negocios privados, serán autorizadas generalmente sin límites.

Por otro lado, EE.UU. autorizará que se desbloqueen las cuentas a los ciudadanos cubanos que viven permanentemente fuera de Cuba. Los barcos extranjeros también podrán entrar a EE.UU. luego de realizar actividades comerciales con Cuba.

También se facilitará la creación de sedes comerciales de telecomunicaciones que vinculen a Cuba con otros países, así como la exportación de productos que las faciliten (como aplicaciones, dispositivos comerciales y software). No está claro, sin embargo, hasta qué punto Cuba aceptará esas importaciones.

Las ventas comerciales de computadores personales, celulares, memorias portátiles y grabadoras serán facilitadas.


También se autorizarán ciertos proyectos de microfinanciamiento y capacitación profesional para negocios privados y operaciones de agricultura, así como la importación de algunos productos y servicios fabricados por empresarios independientes de la isla.

Así mismo, las nuevas medidas contemplan la exportación de productos a Cuba cuyo objetivo sea apoyar la actividad económica independiente, mejorar las comunicaciones y fortalecer la sociedad civil.